Aldosivi cayó sin atenuantes ante Olimpo y certificó su descenso; Temperley y Huracán, salvados.

June 27, 2017

 

 

El conjunto marplatense perdió 3 a 0 y, sumado a los empates de Temperley y Huracán, confirmó su presencia en la próxima temporada de la Primera B Nacional. Con los uruguayos Roberto Brum y Leandro Sosa entre los titulares, los dirigidos por Walter Perazzo salieron a disputar una auténtica final ante el cuadro bahiense (Carlos Rodríguez fue titular), habida cuenta de que una victoria salva a cualquiera de los contendientes, mientras que un empate complicaba las aspiraciones de Temperley.

 

Sin embargo, y a pesar del marco en el Estadio José María Minella, fue Olimpo quien golpeó dos veces a través de Fernando Coniglio, a los a los 20 y 22 minutos de la etapa inicial, respectivamente. Desde entonces, Aldosivi sufrió el encuentro y no encontró claridad en ataque a pesar de las modificaciones ofensivas que dispuso su entrenador. Entre ellas, Sosa dejó su lugar a Nicolás Miracco, delantero, a los 35.

 

En el complemento, fue el Tiburón quien intentó llevar peligro y descontar, pero su falta de efectividad fue castigadas una vez más: A los 28 minutos, un soberbio remate de Rodrigo Cabalucci estableció una diferencia insalvable y confirmó la agonía marplatense, estirada durante 15 minutos por un corte de luz a raíz del temporal caído sobre la ciudad balnearia.

Empates que no ayudaron

 

El destino de Aldosivi comenzó a sellarse en los partidos que, al mismo tiempo, se disputaban en Parque Patricios y Liniers. Huracán consiguió el punto que necesitaba y aprovechó la visita de Belgrano para aburrir por última vez a los hinchas que se acercaron al Ducó. Julio Angulo arrancó desde el banco e ingresó a 16 minutos del final en el local pero no tuvo participación en un encuentro en el que el empate en 0 calificó el pacto de no agresión. El Globo continuará en Primera un año más, pero se llevó el repudio generalizado desde las tribunas por una temporada floja.

 

Mismo resultado, pero distinta sensación se vivió en el José Amalfitani, donde Vélez y Temperley no se sacaron ventajas y, gracias al resultado de Mar del Plata, permitieron la salvación del Gasolero. Fue el local (Diego Zabala titular, reemplazado en el ST) quien llevó las acciones del encuentro hacia su lado e inquietó el arco de De Bórtoli, pero el equipo de Omar De Felippe no fue capaz de transformar sus ocasiones en goles.

 

Por su parte, el visitante -  con Mauro Guevgeozián entre los titulares - tuvo algunas posibilidades basadas principalmente en el contraataque, pero siempre bajo la premisa de no descuidar el arco propio. El silbatazo final desató la euforia del plantel y los familiares y dirigentes celestes que pudieron celebrar como un campeonato la posibilidad de seguir un año más en la máxima categoría del fútbol argentino.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload