El penal de la clasificación

November 1, 2017

Un partido lleno de condimentos, los que quieran ponerle estaban en ese encuentro. River había "madrugado" con dos goles, dejando un global de tres a cero con `68 minutos por delante. Nadie, y de eso estoy seguro, pensaba lo que más adelante sucedería. El gol de Sand finalizando la primer etapa, dejó la sensación de que al menos Lanús iba a quedar eliminado de la Copa Libertadores con la frente en alto. Con el inicio del complemento, y el segundo gol granate, comenzó a circular un clima enrarecido, algo parecido a decir "Gol de Lanús, pero no le va a alcanzar",  "Hasta acá llegaron" o "River acusó el golpe". Y así fue. Sin ser superior en ninguno de los dos partidos, El Millonario se encontró con tres goles de diferencia ante un durísimo rival que no había llegado a esta instancia en toda su historia, y en el momento que se intentaba mantener el exitismo por los rápidos descuentos, llegó el tercer gol. Acosta la empujó. La defensa de River ya era bastante inestable, al punto tal que José Sand había desbordado a Pinola (hasta ahora en consideración de Sampaoli) para tirar el centro que derivaría en el tanto del conjunto del sur. Con el 3-2 favorable, la emoción se adueñó del raciocinio y derivó en algo impensado un rato antes: Lanús podía ganar la serie.

Una de las máximas del Turf dice que  "Caballo que alcanza, ganar quiere", siendo el pie a lo que vendría minutos después. El flamante sistema de asistencia arbitral por video (VAR) determinó que fue agarrón a Pasquini encabezado por el uruguayo Andrés Cunha, quien estuvo secundado por Gery Vargas (Bolivia) y Nicolás Tarán (Uruguay). Todo esto sustentado en el aval del arbitro del encuentro, el colombiano Wilmar Roldán. Primera gran determinación de esta herramienta que pasó desapercibida a la ida, pero que no corrió la misma suerte en la vuelta.

 

Penal para Lanús. Quien se hizo cargo no fue el que había marcado por duplicado los descuentos. Fue el uruguayo Alejandro Silva. El nacido en Montevideo un 4 de septiembre y que debutó en Fenix de su país tuvo una tranquilidad de cirujano. Una precisión de francotirador. Una calma pocas veces vista para un partido que, como se dijo a comienzos de este relato, tuvo de todo. El ex Olimpia y Peñarol tomó el protagonismo y no se achicó de la situación. Con un repiqueteo, seguido de un corto salto (poco ortodoxo) cruzó levemente el derechazo y salió a festejar hacia el corner derecho del ataque de Lanús, lo que hasta ese momento el mundo del fútbol creía imposible.

Lanús se medirá ahora con el ganador del cruce entre Gremio y Barcelona; los brasileños están ganando la serie hasta el momento por el 3 a 0 conseguido en Ecuador. Ahora, los dirigidos por Almirón buscarán su tercer título internacional, luego de la Copa Conmebol 1996 y Copa Sudamericana 2013

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload