Jairo Castillo

November 15, 2017

El colombiano, nacido en Tumaco un 17 de noviembre de 1977 dejó su huella en el fútbol local en varios clubes. Debutó como profesional en América de Cali en el año 1994, donde no disputó tantos encuentros pero se mantuvo en el plantel hasta el siguiente año. De allí pasó al Atlético Bucaramanga donde se desempeñó hasta fin de la temporada 1995 donde logra el ascenso a la primera división tras una destacada actuación. Retornó al América y estuvo hasta el año 2000, donde por primera vez sale de su país donde recae en Velez Sarsfield.

 

En el conjunto de Liniers, estuvo una temporada. Marcó siete goles, alternando buenas y malas. Terminado el préstamo por la institución velezana, retomó al América. Allí se consagra campeón en el torneo colombiano 2001 y Apertura 2002.

En la vuelta al conjunto que lo vio debutar, no todo fue logros. La madrugada del 20 de agosto de 2001 cambiaría su vida para siempre .El 'Tigre' ,según testigos, se transportaba y no se detuvo en un semáforo en rojo en una avenida de Cali, chocó contra un taxi, luego contra un poste del luz y posteriormente terminó volcando. En ese incidente, las hermanas Claudia y Katerine Ojeda perdieron la vida. Le suspendieron el registro de conducir por 10 años. Castillo pudo seguir jugando gracias a una indemnización a la familia y por este grave hecho, el traspaso al conjunto italiano de Génova terminó trunco. La temporada 2004 lo vistió con otra camiseta roja, esta vez lejos de su Colombia natal. Independiente de Avellaneda fue el destino. Allí jugó 32 partidos anotando siete goles.

 

Luego, siguió su carrera por España, en el Real Valladolid, Millonarios de Colombia, AEL Limassol de Chipre y Defensor Sporting de Uruguay. Tras pasar por el elenco violeta del vecino país, recaló en Godoy Cruz.

 

En el tomba estuvo en dos períodos. El colombiano llegó al bodeguero en la temporada 2007/08 como un refuerzo de jerarquía para un equipo que se preparaba a disputar su segunda temporada en el fútbol de primera. El “Tigre” venia de ser campeón en Uruguay con Defensor Sporting y, tras buenas actuaciones terminó macando un total de 5 goles en el primer tramo del campeonato, donde quedará en la historia por el hack trick en un 4-1 a Boca. Lamentablemente luego de ese partido el Tigre iba a sufrir una rotura de ligamentos que lo iba a dejar afuera de las canchas unos 7 meses. Dos años después Jairo tuvo su revancha en Godoy Cruz de la mano del “Turco” Asad, en su segundo ciclo en el equipo el delantero marco un total de 9 goles formando parte así del equipo que logro un histórico tercer puesto en Primera División, la mejor campaña de su historia. Terminado el Clausura 2010 el “Tigre” siguió su carrera en  el Querétaro de México. Retomó al país para vestir, sin pena ni gloria, las camisetas de Independiente (nuevamente) y la de Atlético Tucumán. Anotó tan solo 2 goles en un total de 10 partidos. Pasó por América de Cali nuevamente, para terminar su carrera en Boyacá Chico de Colombia donde el delantero marco 5 goles en 10 partidos. En la Selección Colombia, disputó 21 encuentros en los cuales marcó cuatro goles. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload