Gremio venció por la mínima a Lanús

November 23, 2017

No fue un duelo de ajedrez entre Carlsen Magnus y Aronian Levon, dos jugadores consagrados de ese deporte. La final de la Copa Libertadores fue más estudio que juego, aunque cuando aparecieron espacios quedó demostrado que llegaron los dos mejores equipos del certamen. 

El primer chico de la serie quedó en manos de los brasileños por 1 a 0. El gol lo marcó el delantero Cícero Santos a los 37 minutos del segundo tiempo.

Lanús jugó un partido más que correcto. La salvedad de esto, fueron los primeros diez minutos en donde los locales quisieron imponer su condición de anfitriones. El grana aguantó bien y basando su juego en la tenencia y circulación de la pelota, emparejó las acciones. Los hombres dirigidos por Jorge Almirón se mostraron aceitados en la marca con la dupla central Braghieri-Guerreño en gran nivel, sin brindar espacios en el ataque de Gremio, que dependió de lo que podía crear Luan como única carta de peligro. Neutralizaron a Barrios y cortaron el circuito de juego del mediocampo, intentando de contraataque agarrar mal parado al conjunto que en semifinal dejó en el camino al Barcelona de Ecuador. Román Martínez se hizo dueño del balón, aunque ese protagonismo le haya quitado velocidad en la transición de defensa-ataque. Sand fue anulado por Kanemann y Lautaro Acosta se abocó demasiado a la tarea defensiva, por lo que Lanús dependió de los desbordes del uruguayo Alejandro Silva. Las dos más claras del primer tiempo fueron de los visitantes. Primero fue con un remate cruzado de Román Martínez, tras una buena jugada individual de Silva, que el arquero Marcelo Grohe sacó a un costado y a los 39 el "uno" volvió a lucirse. Con un tremendo acto reflejo, le sacó un cabezazo de Braghieri de sobrepique entrando por la zona baja del palo izquierdo que, de no ser por esa gran atajada, sería la apertura del marcador para los del sur.

  

A los 44 Andrada salió mal con el pie (como en varias ocasiones del juego) y la pelota le quedó a Arthur, quien no supo definir con el arco desguarnecido.

En el complemento, Gremio salió con otra impronta a buscar el gol que le permita tener la diferencia y en ese objetivo apostó a un juego más de presión y con centros al área, diferente a lo que suelen proponer los conjuntos de su país. El "granate" se reagrupó líneas muy cerca de su área, cediendo el balón para que los laterales Edílson y Bruno Cortez pasaron casi constantemente al ataque provocando un ahogo que se caía de maduro.  Esa manera de plantear el segundo tiempo quedó trunca cuando a los 37 un cabezazo en el área le dejó el balón a Cícero Santos (habilitado por el paraguayo García Guerreño) que venció la floja resistencia de Andrada.

El árbitro chileno Bascuñán, de pésimo desarrollo, tuvo una noche para el olvido y aunque no fue determinante en el desarrollo, no estuvo a la altura de una final de Copa Libertadores. La revancha será el próximo miércoles, en el estadio Ciudad de Lanús con el arbitraje del paraguayo Enrique Cáceres.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload