Lanús no pudo y Gremio gritó campeón

November 30, 2017

En la final de vuelta correspondiente a la Copa Libertadores de América, Lanús, que estaba obligado a ganar para poder conseguir por primera vez el torneo continental de clubes más importante del continente, cayó derrotado ante Gremio por 2-1 arrojando un global entre las dos finales de 3-1. Los brasileños lograron su tercer título.

 

El Ciudad de Lanús Néstor Díaz Pérez fue testigo de un flojo partido del local, que nunca pudo encontrar la vuelta del partido. Se vio superado los noventa minutos de juego. Gremio hizo un planteo que salió a la perfección. Cortó los nexos de juego, dejando la pelota en los pies de aquellos que sus funciones eran, por ejemplo, la de defender.

Almirón demoró los cambios, y el Grana no pudo. No aparecieron los que tenían que estar, salvo José Sand. El correntino tuvo un excelente partido que coronó con el gol de penal que lo dejó como máximo goleador del certamen con nueve tantos.

 

Ausentes Román Martinez y Pasquini, el juego lo manejó Marcone; al taparle las líneas de pase el volante central lateralizaba sin profundidad. En defensa, todos mostraron un nivel preocupante y en ataque, a excepción del nueve, los dos extremos brillaron por su ausencia. Gremio, basó su juego en la defensa cerrada anulando las sociedades de juego, cuando lograba recuperar el balón, Arthur manejó cada pelota con la precisión de un cirujano; esto quedó evidenciado cuando el medio campista (seguido muy de cerca por Barcelona) dejó el juego por lesión. Allí pudo verse lo poco de Lanús: pases filtrados a Sand para que la pivotee y esperar la descarga. En eso se basó el poco ataque de los del sur. El equipo "gaúcho" terminó con diez hombres por la expulsión de Ramiro, a los 37 minutos del complemento, y ni eso ayudó al milagro. Tampoco los cinco minutos de adición. Lanús no pudo y la gente reconoció esa superioridad del rival, sumado al esfuerzo de su equipo, con un comportamiento ejemplar.

 

Esta es la tercera conquista del Gremio de Porto Alegre, ya que había levantado el trofeo en 1983 (venció a Peñarol de Uruguay) y 1995 (frente a Atlético Nacional de Colombia), y no pudo en 1984 (cayó con Independiente) y 2007 frente a Boca, donde el equipo de Porto Alegre contaba como titulares con Sebastián Saja y Rolando Schiavi.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload