Una bala más

La caída en condición de local ante Palmeiras obligaba a Boca a, al menos, no caer derrotado para no quedar eliminado. La visita en Colombia suponía de riesgo pero no por Junior en sí, sino por Boca mismo. El rival de Boca es el mismo elenco. Boca igualó 1 a 1 en Barranquilla y ahora dependerá que los colombianos no ganen en Brasil (descontando que en la Bombonera el Xeneize le gane a Alianza Lima) para llegar a los octavos de final.

Casi con lo último de combustible, como quien espera el final para reagrupar filas, Boca saltó al Metropolitano con la salida de Cardona ya que no estaba al 100% y en su lugar Reynoso ocupó el sector derecho del ataque. Tevez fue el centrodelantero que Barros Schelotto eligió, mientras que la otra duda era si jugaba Sebastián Perez o Wilmar Barrios. Ambos colombianos estaban listos para ser (uno u otro) el volante central. Finalmente, pese a las especulaciones, el ex Deportes Tolima fue quien ocupó el centro del campo.

Barrios fue figura excluyente con una actuación de 9 puntos, superando ampliamente al resto de sus compañeros que promedió los cuatro puntos. Boca fue más de lo mismo. Más de lo que se viene viendo los últimos partidos. Boca es alguna individualidad. Si no es Pavón, es Barrios, sino Cardona. Boca es un cúmulo de nervios, donde ayer jugó a no perder. A no quedar eliminado. 

El primer tiempo tuvo un remate cruzado del Apache a los seis minutos, donde el arquero Viera respondió con un manotazo abajo impresionante. Fue lo único claro pese a alguna pelota parada del cual el casi -Bi campeón- no supo aprovechar. Boca dominó sin profundidad y en esa nebulosa los locales aprovecharon una aproximación para que el ecuatoriano Zambrano invente (en complicidad con el juez de línea) un penal para que Junior abra el marcador en los pies de Ruiz desde los doce pasos.

El complemento comenzó como el principio del primer tiempo. Boca con la tenencia pero sin la profundidad, llegó a la igualdad tras una aproximación que terminó en infracción tras una torpeza de la defensa local. Un foul innecesario sobre el sector izquierdo del ataque visitante y próximo al área, determinó que el remate de Pavón se desviara en Ruiz. El mismo que abrió el tanteador, igualó las acciones. Con el correr de los minutos, de agigantó la figura de Barrios, quien leía cada jugada un tiempo antes. Cuando Boca atacaba, el colombiano estaba pensando como defender la jugada siguiente. Cuando estaba replegado en defensa, el nacido en Cartagena de Indias estaba pensando como aprovechar el ataque. Coberturas, relevos, cierres, pase limpio y recuperación fue su repertorio.

Promediando el complemento, Cardona ingresó por Bebelo Reynoso. El 10 no jugó de entrada porque no lo habían visto bien el día anterior en el último ensayo. Los minutos que jugó no tuvieron peso propio. No cambió la ecuación e incluso fueron más las pelotas perdidas que las que progresaron en favor del Xeneize. Ya sobre el final, un Barrios que llegó con lo justo pidió el cambio (extenuado) y en su lugar ingresó Sebastian Perez quién en una de las últimas del encuentro paralizó los corazones con un pase atrás que quedó corto y en los pies de Teófilo Gutierrez. Magallán cerró a tiempo y salvó el pellejo del ex Atlético Nacional.

Ahora, el 16 de mayo se juega en simultáneo ambos encuentros donde se definirá la segunda ubicación ya que Palmeiras será primero pase lo que pase con Junior en la última. Por lo pronto, Boca tiene una bala más.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload