Habemus campeón

May 10, 2018

Finalmente se dio la lógica. El colchón de puntos que hizo Boca en las primeras ocho fechas lo pudo mantener y el Xeneize terminó proclamándose Bicampeón. Anoche, igualó con Gimnasia en La Plata logrando la unidad que le faltaba para obtener su título número 67.

Con goles de Pablo Perez y Ábila, Boca siempre estuvo adelante en el marcador, mientras que igualó transitoriamente Colazo y Magallán en contra (tras un remate del uruguayo Alemán). El encuentro fue muy flojo. Ninguno propuso tomar las riendas y el encuentro fue más friccionado que jugado. Boca siguió la línea de los últimos partidos, donde no tuvo juego asociado. Boca extrañó a Barrios aunque su compatriota Sebastian Perez tuvo un aceptable encuentro. Boca no encuentra lugar para Tevez. El apache no rinde ni como centro delantero, ni como enganche ni como acompañante del 9. Boca no tiene seguridad defensiva y para colmo, el arquero Rossi no brinda la confianza necesaria. Así y todo, los conducidos por Barros Schelotto fueron regulares y "aguantaron" en este semestre, lo muy bueno de los primeros seis meses de la Superliga.

Boca ganó con autoridad el torneo y de manera merecida, porque pese a no haber mostrado la mejor versión en los primeros seis del 2018, supo mantenerse primero pese a cada embate y ha ganado un encuentro clave como lo fue ante Talleres, que si lo vencía en la Bombonera, podía haberle arrebatado el certamen.

Anoche, en el Estadio Juan Carmelo Zerillo, el empate estuvo bien. Boca no lo cerró ni Gimnasia se animó a más. Quizá queda la imagen de los últimos 10 minutos donde el conjunto platense dejó contra las cuerdas a los visitantes, pero nada de eso pasó y el resultado quedó en parda, algo que terminó alcanzando para que el Xeneize sea campeón.

Minutos antes de comenzado el encuentro, el entrenador sorprendió con las salidas de Fabra, reemplazado por Mas, y Wilmar Barrios (quien fue reservado de cara al encuentro con Alianza Lima) que le cedió su lugar a su compatriota Sebastian Perez. En el complemento ingresó sobre el final Edwin Cardona para aguantar el resultado.

En el lobo platense, el "pizzero" Dibble (charrúa) fue lo mejorcito. Con su velocidad complicó por los dos extremos a los jugadores de Boca; la falta de precisión en los centros le jugó en contra. En el segundo tiempo, su compatriota Aleman ingresó para aportar juego y precisión con la pelota parada. Justamente en virtud a su gran pegada llegó la igualdad. Remató de media distancia, el balón se desvió en el central visitante y terminó descolocando al arquero Rossi. Poco pasó después, Gimnasia empujó y Boca aguantó para gritar campeón.

Cardona se juega su futuro estos dos partidos

 

El colombiano, gran protagonista del primer semestre, está pronto jugarse dos cosas importantes para su carrera. En primer lugar, la compra de su pase tiene un valor de 6 millones de dolares si Boca lo compra ahora. En caso que no, el valor en diciembre asciende a 8 millones de la moneda estadounidense. En 10 Xeneize está en el ojo de la tormenta desde su llegada por un tema corporal: su peso. Es que luego de la lesión muscular de hace unas semanas, la inactividad parece que le jugó una mala pasada y volvió con unos kilos de más. La imagen que dejó en los pocos minutos que jugó en Barranquilla lo dejó expuesto, y todo hace indicar que ni ahora, ni en diciembre, Boca hará uso de la opción de compra del volante.

Lo otro de importancia es su presencia en el mundial de Rusia. Esta inactividad pone en jaque las aspiraciones del nacido en Medellín, un 8 de diciembre de 1992. Pekerman busca jugadores con continuidad y si Cardona no la tiene, se reducen considerablemente las posibilidades de que este presente en la máxima cita mundialista.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload