Furioso empate

June 16, 2018

La selección española exhibió las mismas virtudes que tuvo con los antecesores a Hierro, pero un portugues impactante la privó de un triunfo y el empate terminó siendo merecido. El rival era la misma España, que en la última semana dejó de lado lo deportivo y el centro de la observación se basó en lo sucedido con el ex entrenador, Lopetegui. El ejemplo de superación que la furia tuvo que atravesar, fue el centrodelantero Diego Costa. En el se ha visto reflejado, mediante la lucha y la entrega que España cambió el libreto y se adaptó a las necesidades del momento. El 9 fue el alma de un equipo que realizó una metamorfosis respecto a la forma de jugar y se adaptó a aspectos que antes quizá dejaba en segundo plano como por ejemplo la pelota parada.

El vigente campeón de Europa, con Cristiano Ronaldo como bandera, no mostró el juego colectivo que lo llevó a lo más alto del viejo continente pero claro está que con el -por ahora- crack de Real Madrid tiene un plus. Con el triplete de ayer, CR7 alcanzó su sexto gol en mundiales, luego de anotar un tanto en Alemania 2006, Sudafrica 2010 y Brasil 2014.

Fue 3-3, con los goles de Cristiano Ronaldo a los 4, 44 (con complicidad de De Gea) y a los 88, la furia marcó en los pies de Diego Costa a los 24 y 55 mientras que Nacho metió un finísimo remate con su empeine derecho a los 58. 

 

"Nos faltó suerte, y nos ha sobrado Cristiano", señala el medio español AS, resumiendo un poco lo que fue el encuentro. Sin sobrarle demasiado y por momentos con buen juego, España fue algo superior, pero la estruendosa figura de Ronaldo opacó todo intento de lograr el triunfo. El siete bravo se cargó a los lusos en los hombros y con tres goles se convirtió en figura excluyente del -hasta ahora- el mejor encuentro del Mundial. Por Ronaldo, sólo por él, el equipo de Fernando Santos sumó un punto en el debut mundialista.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload