Líder, invicto y a octavos

June 25, 2018

Lo que le costó superar a Egipto y Arabia Saudita fue inversamente proporcional a lo sucedido este mediodía argentino. Es que la Celeste goleó 3 a 0 y superó desde el primer minuto al anfitrión, que venía de golear a los asiáticos y de ganarle bien a los africanos.

Con la salida de José María Gimenez por lesión (reemplazado por Coates), los conducidos por Tabarez saltaron al Samara Arena obligados a ganar para quedar como líderes. Es que los goles a favor de los rusos, hacían que un empate los colocase segundos con el riesgo de enfrentar a España en octavos de final. Y para evitar eso, sin conocer como saldrían horas después, había que ganar.

Uruguay ganó sin complicaciones y teniendo un mejor juego respecto a sus dos presentaciones anteriores. No recibió goles, y pocas son las ocasiones que les generan peligro. Suarez volvió a anotar y Cavani gritó por primera vez. El restante fue un rebote de Cheryshev tras un remate de Diego Laxalt. Los charrúas dominaron de principio a fin, y continúan haciendo historia, donde por primera vez en un Mundial ganaron los tres encuentros de grupo.

Levantaron aquellos jugadores que no habían tenido dos buenos partidos anteriores como el volante de Boca Nandez, y en líneas generales el funcionamiento de la celeste fue más que positivo. Uruguay dejó en evidencia que Rusia no podría haber avanzado de fase si no jugaba tanto con Egipto como Arabia Saudita, y lejos del auspicioso debut, nunca tuvo la soltura, eficacia y flexibilidad, que la endeble selección que hasta hoy sigue dirigiendo Juan Antonio Pizzi le permitió generar en el partido inaugural.

Excelente arranque de Uruguay, que ahora enfrentará a Portugal. Será un gran partido. Una gran promesa de fútbol donde se espera que el país vecino pueda seguir soñando (como todos los hermanos latinoamericanos) con llegar lo más lejos posible en esta Copa. Cristiano Ronaldo no la tendrá fácil para doblegar a lo que es, sin duda, una de las mejores zagas centrales del mundo como lo es el tándem Gimenez- Godín. Tanto es así, que desde Argentina en el mundial de Francia 1998 que una selección que gana sus tres encuentros, no termina siendo líder sin recibir un gol.

Adelante, Cavani-Suarez será más que una amenaza para Pepe y compañía, quienes intentarán anular a otra dupla de las mejores del planeta.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload