Siempre hay una primera vez

July 12, 2018

Con otro alargue a cuestas -el tercero consecutivo- y ganando nuevamente por la mínima, Croacia dejó en el camino a Inglaterra y disputará por primera vez en su historia la final de la Copa del Mundo.

Los goles de Perisic y M. Mandzukic (en el alargue) dieron vuelta el resultado que había comenzado en favor de los dirigidos por Gareth Southgate en los pies de un excelso tiro libre de Trippier a los cinco minutos del encuentro. La dinámica con la que ambas naciones llevaron a cuesta el encuentro, dejó en claro que los dos llegaron a esta instancia de manera merecida. Como sucedió en la otra llave, llegaron los mejores.

Inglaterra ya con la ventaja, centró su ataque en Dele Alli quien, juntándose con Young en varias oportunidades eran los encargados de comandar la tropa blanca. Los croatas apostaron en los primeros 45 minutos a reorganizar lo colectivo ya que gol desestabilizó emocionalmente a los dirigidos por Zlatko Dalic. No había espacios para la dupla Modric-Rakitic, Mandzukic estaba ausente y Rebic no encontraba espacios producto de la dinámica con la que el mediocampo Jesse Lingard-Kieran Trippier-Dele Alli-Jordan Henderson le hacían imponer. Este trámite del juego se dio hasta los `69. En ese momento, una de las figuras del encuentro (Sime Vrsaljko) metió un centro a media altura que Ivan Perisic anticipó con la punta de su pie izquierdo para dejar sin opciones a Jordan Pickford, sorprendido por el estatismo de sus defensores. Allí cambió el curso del partido.

 

Con la igualdad, Inglaterra se replegó como consecuencia de la circulación de pelota que comenzó a tener el elenco croata. La dupla Modric-Rakitic comenzó a fluir y los laterales Ivan Strinic-Vrsaljko perforaron con mayor asiduidad los espacios que dejaron los volantes ingleses. Como el resultado no se modificó, se llegó al alargue. El segundo para Inglaterra, el tercero consecutivo para los nuevos finalistas. En el camino, sumando los 30 minutos de cada tiempo extra, los dirigidos por Zlatko Dalić jugaron 90 minutos más. El único antecedente similar al de Croacia, es el de Inglaterra en 1990, que también tuvo que disputar la prórroga en los octavos, cuartos y semifinal. La única diferencia es que los ingleses quedaron eliminados por penales y no pudieron llegar a la final.

Croacia siempre arrancó perdiendo: Jorgensen puso el 1-0 para Dinamarca cuando sólo iba un minuto de partido. Contra Rusia, Denís Chéryshev puso el desnivel en el marcador a los 31 minutos de juego mientras que Kieran Trippier adelantó ayer a los conducidos por Gareth Southgate.

En la prórroga, Croacia sacó fuerzas y nunca se vio superado por su rival. Es más, por momentos hasta parecía la continuidad del complemento, donde fue ampliamente superior a su rival. Con un Modric superlativo pese a su notorio cansancio, el volante del Madrid hizo jugar absolutamente a todos; y como dice el refrán "tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe", el desequilibrio en el resultado llegó en la pierna izquierda de Mandzukic. Luego de un flojo rechazo de la defensa inglesa, el delantero de Juventus aprovechó que sus marcadores quedaran en línea para "comerle" las espaldas y definir de volea e introducir el balón en el arco protegido por Pickford. Locura total para los aficionados y jugadores croatas que en el festejo aplastaron un fotógrafo. Con el correr de los minutos, el trámite del partido se fue enfriando y consolidando el resultado. Nada se modificó y Francia tiene rival.

Ahora, con los dos finalistas ya conocidos, sólo resta esperar al domingo donde desde las 12 hs de Argentina, el Estadio Olímpico de Luzhniki sea la casa que albergue a franceses y croatas. El sábado, desde las 11 am Bélgica enfrentará al perdedor del encuentro de ayer en el Zenit Arena para definir al tercer y cuarto puesto.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload