Un partido de 10 para el 10

August 9, 2018

Fue el hombre que las pidió todas. Que no le pesó el clima, el estado de un campo de juego pesado y que estuvo en duda hasta hace dos días por su compatriota Villa. Cardona es de los pocos pensantes que hay en el fútbol argentino. Es de los que se animan a tardar un segundo más para dejar libre al compañero. Tiene una precisión de francotirador. Cardona jugó como para que Boca haga uso de la opción de compra de su pase, que ronda los 6 millones de dólares. Cardona la dejó (como se dice en la jerga futbolística) "así de chiquita".

El ex Monterrey dejó demostrado que es imprescindible en este equipo. Porque es un híbrido entre el estaticismo de Zárate, con la verticalidad de Pavón. A eso hay que sumarle la excelsa pegada. De ella, llegó el primer gol. Un centro envenenado a media altura derivó en el gol de Ábila. En el complemento, un tiro libre al ángulo inferior izquierdo de Rodrigo Muñoz, pudo haber sido el tercer gol. Pero el guardametas de Libertad lo sacó con una impresionante tapada. 

El hábil jugador Xeneize cumplió una gran actuación en la ida de los octavos de final, donde ahora esperará la vuelta el próximo 30 con la ventaja 2-0.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload