Sin diferencias, todo se define en la vuelta

August 10, 2018

El encuentro entre Racing y River fue como se lo imaginó en la previa. Con momentos electrizantes, otros de pierna fuerte pero con el miedo a perder de ambos, el cero a cero fue justo y ninguno llega con ventaja a la revancha en el Monumental.

 

 Sin la presencia de extranjeros entre los 22 que iniciaron, recién se tuvo que esperar al complemento cuando ingresó a los ´75 cuando el colombiano Quintero ingresó para completar el tiempo restante pero poco pudo hacer.

Racing, dependió de individualidades como Centurión o Bou, pero sin la claridad que los caracteriza, nunca pudieron terminar una jugada en gol o con riesgo del mismo. Tanta fue la paridad que solo un remate de derecha de Pinola tras un córner, fue lo único de peligro. Lo destacado, fue la expulsión por doble amarilla de Ponzio que hizo aún más que River cuide su arco. Si once contra once no había claridad en el ataque millonario, imaginen once contra diez. Es por eso, que con Zuculini en lugar de Scocco, el equipo de Gallardo se retrasó y buscó las contras con Pratto como única referencia de ataque.

Coudet incluyó a Pol Fernández pero la ecuación no cambió. Sólo un cabezazo que Armani le sacó a Cristaldo con una tapada espectacular de sobrepique, faltando poco para el cierre. Sobre esto, el ex arquero de Atlético Nacional de Medellín explicó: "Esa fue la más complicada, porque la pelota picó, la cancha estaba mojada y uno podía llegar un poco frío".

 Y los visitantes se aferraron al cero, teniendo en cuenta cómo fue el desarrollo. La serie quedó abierta entre dos equipos que se conocen muy bien y que no regalaron nada en el primer "chico", pero la vuelta será distinta. Con rodaje (para Racing fue el primer partido oficial e incluso sin amistosos formales) seguramente lo que los espectadores vean será distinto y quien gane, será firme candidato.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload