Nada por aquí, nada por allá

August 13, 2018

 

En un campo de juego impresentable, digno de torneo amateur, Huracán y River igualaron sin goles en la apertura de la Superliga.

Con la presencia de Saúl Salcedo en la zaga central del local, el globo no jugó un buen encuentro ante un rival que tuvo un penal en los pies de Gonzalo Martinez, pero el ex Huracán falló al tirarlo por encima del travesaño.

Ante un escenario imposible de jugar, ninguno de los dos pudo ejecutar juego asociado ya que el terreno de juego hacía imposible realizarlo. Las imprecisiones fueron reiteradas y además del penal de Martinez, un tiro libre de Scocco hizo brillar a Marcos Diaz, que no permitió la apertura del marcador. En el local, sobre el tiempo adicionado, una infracción cobrada por Patricio Loustau, privó a Mendoza de que el local se fuera al entretiempo con ventaja.

El segundo tiempo fue una continuidad de los primeros 45. Prácticamente no hubo situaciones de gol. Ni siquiera aproximaciones. Gallardo metió a Juanfer Quintero, pero no mejoró el funcionamiento colectivo. Nuevamente la cancha perjudicó al cafetero, quien se caracteriza por su precisión. Sólo una habilitación a Pratto fue lo mejor de su repertorio. El disparo de Bogado sobre el final, terminó siendo la única emoción del segundo tiempo. Nuevamente Armani respondió con sobriedad. Encuentro aburrido que no dejó nada destacable y si una tarea obligatoria para varios: mejorar el campo de juego del Ducó. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload