Napoleón ganó otra batalla con autoridad

September 24, 2018

En el encuentro más esperado de la Superliga, River volvió a darle una paliza táctica a Boca y lo superó de principio a fin. Le ganó por 2 a 0 en la Bombonera con goles (al igual que en Mendoza por la Supercopa Argentina) de Martínez y Scocco, dejando reducida la tarea de su eterno rival en el campo de juego.

A excepción de los primeros 15 minutos del complemento donde Boca salió decidido a pasar por encima a su rival, River dominó absolutamente todo. Con una solidez tremenda en todas sus líneas, la labor colectiva superó las individualidades Xeneizes.

La apertura del marcador llegó a los '15 de la primera etapa. Magallán intentó salir jugando con Pavón en el centro del campo, el extremo no controló de manera precisa y ante la presión del mediocampo millonario, Palacio recuperó el balón y en el intento de un pase filtrado, Emanuel Mas despejó hacia el sector derecho de la defensa local, donde de volea, el "Pity" Gonzalo Martínez cruzó el balón dejando sin oportunidad ni responsabilidad a Rossi.

River manejaba resultado y juego. Boca estaba en la necesidad de intentar embates por intermedio de sus individualidades, porque colectivamente su rival lo había reducido. La lesión del autor del primer gol hizo que el colombiano Quintero ingrese. Y aunque son jugadores de características diferentes, el juego siguio el mismo curso. River fue amplio dominador. El ingreso de Cardona por Jara (retrasando al uruguayo Nandez) le dio algo de juego pero es necesario hacer una salvedad. El ex Monterrey debió haber sido expulsado en una de las primeras que tocó por un tremendo codazo ante Enzo Pérez. Mauro Vigliano, de pésimo encuentro, obvió la jugada.

El inicio del complemento tuvo los mejores -y pocos- momentos de Boca en partido. Con algunas asociaciones, y Benedetto a punto de marcar, la polémica se instaló por un penal no sancionado tras un remate de Tévez que pegó en la mano de Ponzio. Todo Boca protestó con razón, pero nada cambió. La impotencia dominó al local y los cambios no ayudaron. La visita fue todo lo contrario. La calma y el orden ayudaron a que maneje el juego y desde el banco llegaron soluciones. El ingreso de Zuculini equilibró más el medio, mientras que el cambio de Scocco por Pratto dejó en evidencia que Gallardo es, cómo se dice en España, el "Puto amo". El ex delantero de Newell's anotó otro verdadero golazo tras una jugada colectiva de antología entre Quintero, Borré y Scocco, quien colgó la pelota del ángulo superior derecho del ex arquero de Chacarita que nada tuvo que hacer.

River logró su segundo triunfo consecutivo en esta Superliga, mientras que Boca cayó por segunda vez en seis encuentros. Otro encuentro que deja en evidencia las abismales diferencias entre dos entrenadores con sus visiones diferentes de un mismo encuentro. Gallardo volvió a darle una paliza táctica a su colega que nunca encontró la vuelta. River festeja y Boca no tiene tiempo de lamentarse porque el próximo jueves enfrenta a Gimnasia Esgrima la Plata por Copa Argentina.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload