Con el corazón en cada jugada

October 5, 2018

No era un partido más. Era una prueba de carácter. Boca venía flaqueando en esta clase de encuentros, y el de anoche entraba en la categoría de exámen. Barros Schelotto metió mano y desde hace algunos partidos ubicó al oriental Nandez en dupla con el colombiano Barrios. Este tándem, le propició algo más de equilibrio y libertad a Pablo Pérez o Gago para que se asocien con los tres delanteros de turno.

Anoche, la línea de mediocampistas fue diferente. Boca en ataque respeto el 4-3-3 pero en defensa, el repliegue fue distinto. A los cuatro defensores se sumó Barrios unos metros más adelante y como una segunda línea de corte (o primera, si es que el balón estaba detrás de la línea de éstos) el entrenador colocó a Villa, Nandez, Pablo Pérez y Pavón, dejando en soledad a Zárate y transformando el sistema en un 4-1-4-1. En el encuentro disputado en Bello Horizonte, afloró nuevamente, la figura del uruguayo Nandez. El ex Peñarol fue el mejor de la cancha. Criterioso, preciso, ordenado, con juego, inteligente y compañero fueron algunas de sus principales virtudes. Pero lo más destacado, fue la entrega con la que el nacido del otro lado del charco jugó. 

Participó activamente en cortes, cierres, recuperaciones e inclusos embates ofensivos. Siempre con el corazón en cada jugada. Dejando la vida, tal y como estos partidos por instancias definitorias lo reclaman. Sin duda, un jugador hecho a la talla de Boca. Con el ADN Xeneize preparado para dejar la vida en cada pelota.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload