River no pudo y va obligado a Brasil en busca de la épica

October 24, 2018

No fue lo esperado. Lejos de su mejor actuación, y siendo la de anoche una de las mas flojas en el año, River cayó por la mínima ante Gremio por el gol de Michel en un encuentro por demás parejo y ahora está obligado a ganar en Porto Alegre. El Millonario llegaba al choque con los brasileños sin derrotas en la Copa Libertadores. Había ganado cinco encuentros y empatado la misma cantidad, con 12 goles a favor y cuatro en contra.

Con la sorpresa de incorporar al colombiano Quintero desde el arranque relegando a Fernandez al banco de suplentes, Gallardo buscó tener más profundidad. Algo que no ocurrió. Como un electricista matriculado cuando busca anular corriente, el elenco brasileño cortó cada conexión que los dirigidos por Napoleón intentaba y, jugando a no jugar, aprovechó una de las pocas que les tocó.

River tuvo un aceptable primer tiempo, donde lo mejor estuvo en el otro extranjero que salió de arranque: Borré. El delantero ex Atlético Madrid fue el único con movilidad, el único que buscó algo distinto. Corrió, metió, buscó, asistió, pivoteó. El millonario no tuvo la identidad de juego. Nunca se sintió cómodo. Nunca encontró las sociedades que lo lleven a poner en peligro el arco de la visita. Los delanteros se dedicaron a luchar con los centrales de Gremio y fueron ellos los beneficiados porque River se dedicó al roce y no al juego. Se disputó el partido de la manera que el entrenador Renato Portaluppi quiso. El técnico jugó seis veces contra equipos de Argentina y siempre, pero siempre, ganó las series. Sus verdugos: Boca, Atlético Tucumán, Lanús, Estudiantes, Independiente y Godoy Cruz.

En el complemento, lo poco que mostró Borré se fue desdibujando como el mismo River. Gonzalo Martinez nunca encontró socios, Quintero jamas se cargó el equipo al hombro, y ni Scocco ni tampoco Pratto (entró por el ex Newell`s) estuvieron a la altura del partido.

El gol, llegó como los últimos que le convirtieron a los de Nuñez. Pelota parada desde el ángulo izquierdo del ataque, donde otra vez el primer palo estuvo liberado. Como contra San Martín de San Juan, San Lorenzo y Colón el pasado viernes, el rival de turno vulneró. 

Las mas claras en todo el partido para la banda, fueron remates desde fuera del área. Dos de Palacio y los restantes del colombiano Quintero -ya en tiempo adicionado-. Algún cabezazo aislado de Maidana que se fue por encima del travesaño y nada mas. El último campeón no aproximó, pero se llevó lo que vino a buscar: no perder. El premio fue aún mas auspicioso, porque con el triunfo ahora Gremio tiene dos resultados a favor, el empate y la victoria. La derrota por la mínima lo lleva a los penales.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload