Gran empate entre Boca y River en la primera final

November 12, 2018

Los primeros noventa minutos ya son historia y tanto Boca como River regalaron un espectáculo acorde a lo que sus camisetas representan. Con un 2-2 que no definió nada, pero dejó más conforme a la visita, los goles de Ábila, Pratto, Benedetto e Izquierdoz en contra dibujaron un marcador que pudo haber sido distinto si los arqueros no hubieran tenido una gran tarde. 

Barros Schelotto respetó 26 minutos a los once que habían sido titulares en Brasil ante Palmeiras por semifinales. La lesión de Pavón determinó el ingreso de Benedetto y con el un cambio de esquema. Boca paso del 4-5-1 al 4-4-2 con el doble nueve. Y ahí se vio lo mejor. Hasta ese momento, River tuvo al menos cuatro ocasiones claras de gol que Rossi y la fortuna dejaron sin efecto. El millonario sorprendió con un falso 5-3-2 porque la protección del mediocampo formaba un 3-5-2 con tres centrales bien marcados y los laterales lanzados al 

ataque.

Así neutralizó a los volantes/extremos Xeneizes quienes priorizaron la marca por sobre la profundidad. El cambio de esquema maniató a la visita que tenía por demás controlado al último bicampeón argentino.

A los 38, más por empuje que por juego, Boca llegó al gol. Una jugada asociada encontró a Wanchope en el sector izquierdo del ataque. El ex Instituto enganchó, remató de derecha y -virtud de goleador- al ir a buscar el balón encontró el rebote de Armani. Zurdazo implacable para abrir el tanteador. Lejos de acusar el golpe, los dirigidos por Biscay sacaron del medio y en menos de cinco toques igualó las acciones. Una pésima marca sobre el centro del campo dejó a Pratto corriendo entre los centrales y a Izquierdoz sin posibilidades. El ex Boca remató cruzado casi cayendo y terminó igualando las acciones.

El gol de River vino de la mano del mejor momento del local en el partido. El único donde pudo incomodar a la visita. Fueron 10 minutos que terminó con el gol de Benedetto. Darío Ismael tomó un centro frontal del colombiano Villa y metió un cabezazo con el parietal izquierdo que dejó sin argumentos al bueno de Armani. Gol y fin de los primeros 45.

En el complemento, los dos se cuidaron algo más. Con menos intensidad que la primera mitad, poco pasó hasta el empate. Una infracción de un nefasto Pablo Pérez (errático e impreciso) sin riesgo alguno en la mitad de cancha, derivó en un memorable centro de Gonzalo Martínez. El 10 millonario la metió justo entre el Punto de penal y el área chica para que el "Cali" Izquierdoz la peinara y todo sea alegría de la banda. Descolocado Rossi, el único camino fue el gol. Tras la igualdad y ya con el miedo lógico a perder, poco pasó hasta los 89 minutos. Boca asoció en la mitad de cancha y con un Tévez que le dio frescura al ataque, Benedetto tuvo el gol. El apache dejó en el camino a Maidana y asistió al nueve que está vez falló. Quizá por querer cruzarla, pero mucho por la presencia del arquero mundialista, el 9 definió al cuerpo y fue un gol. Un gol para River que se festejó como tal porque el partido se moría. La primer vida. La primer bala no fue para nadie. En 12 días está la última. La que vale. La que en 90 minutos entregará un campeón.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload