Ganó y se acomodó en el grupo

April 11, 2019

Era necesario ganar tras el triunfo de ayer de Paranaense ante Tolima. Justamente, el elenco colombiano será su próximo rival y en caso de no obtener un buen resultado en la lluviosa noche de Buenos Aires ante Wilstermann, Boca se aventuraba a un cierre de grupo sinuoso. La goleada por 4 a 0 ante el elenco boliviano brinda tranquilidad pero solo desde lo estadístico ya que en el juego, el Xeneize tuvo un discreto encuentro que recién pudo abrir promediando la primera mitad. Los goles los anotaron Reynoso, Benedetto y Zárate por duplicado.

El reflejo del partido de los conducidos por Alfaro es que la figura fue el lateral por derecha. Y no porque no pueda serlo, sino porque refleja lo que le costó al último subcampeón tener juego asociado. Buffarini fue figura por la entrega, la lucha y no dar por perdida ninguna. Fue el que marcó el temple de un equipo que acumula nombres en ofensiva pero no tiene la claridad de otros tiempos. Tévez flota entre el mediocampo y la ofensiva. El colombiano Villa cumple una doble función, tanto de volante por derecha como extremo por el mismo andarivel. Reynoso tiene una idéntica situación a la del ex Tolima, con mucha vocación ofensiva pero con problemas en el retroceso. Benedetto pasa más tiempo luchando e intentando que le llegue el juego a poder estar enfocado en el gol.

Boca fue lucha, y recién cuando ingresó Zárate por Tévez, tuvo algo más de juego. Aunque esa superioridad -sin claridad- se comenzó a notar a partir del gol de Reynoso. Garra y fútbol se conjugaron en la misma jugada; a los 35 minutos, el tiempo que le llevó para destrabar el partido, el ex San Lorenzo no dio por perdida una pelota larga, la recuperó barriendo, encaró al área y metió un certero centro al corazón de la misma para que el ex Talleres (a la carrera) la mande a guardar y delire la gente que copó el Alberto J. Armando. Así, con la mínima en favor del local, pasaron los primeros 45.

En el complemento, y ya con la ventaja, Boca salió a cerrar el resultado. De tanto buscar el resultado, Benedetto de penal amplió el resultado desde los doce pasos (luego de haber errado uno en el primer tiempo) y volvió a convertir tras varios partidos sin poder hacerlo. El cambio de Zárate por Tévez le dio una marcha más en ataque. El local fue más profundo y en una contra que dejó mal parado a su rival en defensa, el ex Velez convirtió un golazo de emboquillada tras un gran enganche y ante la salida -innecesaria- de Arnaldo Giménez. En el descuento, Pavón metió un centro a media altura a vértice del área chica atacando por el sector derecho de la ofensiva Xeneize, para que nuevamente Zárate meta la cabeza y (con la ayuda en el desvío del central Alex Silva) cierre el marcador. Boca no fue el de otros partidos, pero con carácter, entrega y poco juego, los conducidos por Alfaro sellaron por goleada, un triunfo necesario y vital para acomodarse en la tabla y jugarse todo en Colombia ante Tolima la clasificación a octavos de final.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload