Punto positivo

April 25, 2019

Con un primer tiempo de alto vuelo, donde Tolima se encontró -literal- con dos goles a favor luego que Boca tuviera las mas claras ni bien comenzó el partido, los tantos de Castro a los 12 tras un grosero error de Lisandro Lopez y otro seis minutos después de Perez luego de un cabezazo cruzado con cierta complicidad de Andrada, el Pijao en dos avances dejó al Xeneize arrinconado. De inmediato, tras la segunda conquista, Boca no se achicó y empezó a mostrar signos vitales. Con juego asociado, cimentado en Reynoso, Zárate, la entrega del uruguayo Nahitán Nandez y una buena compañía de los laterales, se vio una de las mejores muestras de fútbol en el ciclo de Alfaro. Siempre intentando jugar, con la pelota al piso y sin dejarle referencia de ataque a los centrales colombianos Julián Quiñónes y Sergio Mosquera gracias a la movilidad de Benedetto y Mauro Zárate, los espacios en un equipo que se dedicó a defender, aparecieron los espacios.

En una pared, donde el 9 y capitán de Boca le dejó el balón de sobre pique para que con el borde interno del pie derecho el ex Velez pueda vencer al arquero Álvaro Montero quien hasta ese momento parecía imbatible. La visita siguió intentando y, con buen juego colectivo llegó el segundo. Luego de circular el balón por el frente de ataque sin perder la paciencia ante un rival que se dedicó a defender, Benedetto se disfrazó nuevamente de asistidor y habilitó al vacío del sector derecho del ataque Xeneize al uruguayo Nandez (de gran partido), para que el ex Peñarol se apronte a rematar. Eso no ocurrió porque le cometieron falta y el juez cobró penal. El 9 cambió por gol la pena máxima con un fuerte remate al medio que no dejó oportunidad de contención.

Boca mereció la igualdad en ese gran primer tiempo. Bajó el nivel en el segundo tiempo, donde la intensidad no fue la misma y salvo por ataques aislados -un cabezazo de Izquierdoz pudo haber terminado en gol- no tuvo acercamientos al arco de Montero. Eso, sumado a los ingresos de Pavón por el colombiano Villa, Almendra por Reynoso y Wanchope Abila por el capitán, hizo que los dirigidos por Alfaro jueguen a otra marcha (principalmente por los dos primeros cambios, el tercero llegó sobre el cierre) y ya no llegó con tanta gente al área contraria como en la primera mitad. Se agigantó la figura de Andrada en momentos claves donde sobre el cierre los locales quizá merecieron quedarse con el triunfo.

Boca con esta igualdad tiene asegurado prácticamente el pase a los octavos de final, donde salvo una catástrofe, la Sudamericana sería el otro. Es que la ventaja de goles es amplia, Boca tiene +4 y Tolima -3. Siete son los goles que separan a ambos, sumado a que el equipo colombiano debe golear a Wilstermann en suelo boliviano.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload