Paraguay recibió la mano que necesitaba de Ecuador y Japón

June 25, 2019

Se dio la ilógica. El fútbol es tan atrapante que lo impredecible termina haciendo mágico este deporte donde once contra once dirimen un esférico. Así, la Copa América arrojó -o el azar- que Paraguay sin haber ganado un encuentro, producto de dos empates y una derrota, esté en cuartos de final donde enfrentará a Brasil el próximo jueves. Es que los dirigidos por Berizzo tenían una sola cara en la moneda y el destino hizo que cayera del lado de la albirroja.

La igualdad entre Ecuador y Japón eliminó a los dos, para dejar a los guaraníes con una vida más. Fue Japón el  que mereció quedarse con vida en el certamen que lo tiene como invitado. Con Kubo, de 18 años y nueva compra del Real Madrid, los asiáticos fueron un poco mas que los ecuatorianos pero defensivamente, mostró un contraste preocupante. El resultado fue un empate que se sostuvo por la buena actuación del arquero de Velez, el nacido el 5 de junio de 1987 en Tachina, Esmeraldas, salvó sobre el final en varias oportunidades las arremetidas orientales. En el segundo tiempo, los dirigidos por "Bolillo" Gómez tomaron la iniciativa pero fallaron en las formas. Sobre el final, el mismo Kubo aprovechó un rebote, la mandó a la red, pero al estar en posición inhabilitada, y con el soporte del VAR, el 1-1 no se movió más y Paraguay festejó seguir con vida en el certamen. También fue de la partida el central Arturo Mina. El ex River fue determinante en el juego aéreo, pero mostró grandes falencias en la coordinación defensiva.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload