´´ El fútbol argentino ha ido creciendo a pasos agigantados ´´

July 28, 2019

El estado de futbolista no se pierde nunca. Sea profesional o amateur, las ganas de jugar siempre van a estar si verdaderamente te gusta este deporte. En caso de aquellos privilegiados que vivieron o viven del fútbol, lo que sí se puede perder en caso de alguna inactividad, es ritmo de competencia.

Nacido en Chile, en San Bernardo un 3 de agosto de 1985, el volante central Marcelo Scatolaro, hijo del delantero argentino Ruben Darío Scatolaro, charló en exclusiva con este medio, donde cuenta su experiencia tras ser contratado por el Club Comunicaciones de cara al nuevo torneo de la B Metropolitana pronto a comenzar.​

Con una extensa trayectoria en varias categorías de Argentina, el trasandino tiene entre sus palmares, un ascenso con Platense al Nacional B, y tiempo después, subiría a primera división con San Martín de San Juan, logro que le permitió ir a desplegar su fútbol a Deportivo Huachipato de la Primera División de Chile.

 

-Luego de entrenar en CIFA –Centro Integral del Futbolista Argentino –, este presente te tiene de nuevo en Comunicaciones. ¿Destacas algo que te guste?

  • Me gusta es el todo. Es un club en el que tuve la posibilidad de jugar en otro momento, y ahora me encuentra en una etapa de mi vida con muchas ganas y maduro. La propuesta fue muy atractiva, y es por eso que estoy agradecido con el club y el CT que ha creído en mí. Lo que queda ahora es retribuir. Tenemos un gran grupo de profesionales que además hace todo más simple de cara a la temporada que está por empezar.

-¿Cómo fue la negociación?

  • Muchas propuestas no tuve, dado que el mercado está difícil. A todo esto, mi intención siempre fue quedarme en Buenos Aires. Cuando surgió lo de Comunicaciones no lo dude. Ponernos de acuerdo en lo contractual fue rápido, sin inconvenientes de las dos partes.

¿Cómo ves el fútbol argentino en líneas generales?

  • El fútbol argentino ha ido creciendo a pasos agigantados. En general, desde las categorías de abajo se notan cambios rotundos. Conformación de planteles, cuerpos técnicos que trabajan mucho, mejoras en los campos de juego, etc. Lo que hay que corregir son situaciones que existen desde siempre, como los atrasos en los pagos. Para el jugador se hace difícil sostener una vida cuando no sos remunerado en tiempo y forma; esa falencia sigue existiendo más allá de que los clubes hagan un gran esfuerzo para llevar bien esa situación. Por otro lado, he conocido las dos caras de la moneda en el país, con clubes donde he cobrado en tiempo y forma y en otros donde se complicaba. A los que apuestan a crecer con un presupuesto ordenado, sin salirse de los números que manejan y administran bien las finanzas, a la larga los resultados los acompañan.

 ¿Cómo fueron estos meses sin club?

  • Fueron alegres. Estoy contento con lo que experimenté. Los primeros meses los tome como descanso para descomprimir mi cabeza, todo generado por lo que vive un futbolista. Luego empecé a extrañar y me di cuenta que el retiro no era una posibilidad, que tenía para seguir jugando y que todo era una cuestión de actitud. Ahí fue cuando comprendí que tenía que empezar a entrenar y es en ese momento donde apareció la posibilidad de CIFA –Centro Integral del Futbolista Argentino -. Esto fue genial, porque los muchachos ahí siempre están organizando amistosos que permiten agarrar ritmo futbolístico y que sirve también como vidriera ante los clubes.

-Haces referencia a esos amistosos, ¿pudo haber sido importante ese roce ante clubes para que vuelvas a estar en consideración?

  • No sé como fue, pero entrené con jugadores libres donde hicimos varios partidos. Es mucho más fácil reinsertarse a un plantel cuando estás entrenando y por eso agradezco que me hayan dado un lugar ahí.

 

¿Te reprochas algo de tu carrera o crees que quedó algo pendiente?

  • La verdad que ahora no. Quizá años atrás algo me podría haber reprochado por lo autoexigente que soy. Este año me sirvió para valorar mi carrera y reencantarme con el futbol, que es una actividad que muchas veces la pasa mal porque se ponen muchas presiones y siempre uno quiere estar bien. Las metas son muy altas y a veces no se puede cumplir. Hay cosas que no se pueden lograr por múltiples factores que en muchos casos no dependen del futbolista. Ahora entendí que hice una buena carrera, y no me importa donde podía terminar o donde pude haber estado; vivo el presente y estoy feliz en Comunicaciones, que es el mejor club donde en este momento podría estar y lo estoy disfrutando a pleno. Creo que nos va a ir bien este campeonato.

¿Consideras que tenes muchos años más de carrera?

  • La verdad no lo sé, yo me siento bien y vivo el presente. En estos momentos estoy en un buen nivel pero son solo palabras, hay que esperar que empiece el torneo. Estoy sin ansiedad y quiero vivir el lado bueno del fútbol. Voy a agarrarme de lo bueno que hay en esta actividad, por ende no se cuánto jugaré pero quiero hacerlo bien, lo que venga después no importa. Hay que disfrutar el presente, eso lo aprendí ahora. Hay que estar tranquilo y  ser positivo.

  •  

SU CARRERA:

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload