A domicilio

September 21, 2019

Pese a que resta jugarse media fecha, este era el partido del fin de semana. No solo porque estaba en juego la punta de la Superliga, sino porque siempre un San Lorenzo - Boca genera atracción de cualquier futbolero.

En una tarde primaveral, a tono al 21 de septiembre, el Nuevo Gasómetro colmó sus tribunas y cobijó un muy buen encuentro entre el líder y quien quería arrebatarle esa posición.

Con cinco extranjeros entre los 22 titulares, el local contó con cuatro: el uruguayo Arias, los hermanos guaraníes Oscar y Angel Romero que junto a su compatriota Barreiro saltaron entre los once que eligió Pizzi. Por el lado de Boca, sólo Villa fue de la partida y sobre el final ingresó el venezolano Hurtado, participe necesario en el cierre del resultado.

El Ciclón, que apostó a un 4-2-3-1, jugó con cierta comodidad la primera media hora de juego. Con los hermanos Romero repartidos en las bandas de ataque, y jugando a contra pierna para tener remate franco cuando enganchaban hacia adentro. En los primeros treinta minutos se pudo ver cierta conexión entre Menossi y los atacantes, siendo Ángel Romero el de mejor rendimiento -sostenido durante todo el partido- , a la hora de elegir un destacado en el local.

Boca fue un 4-1-4-1 donde el juego estuvo centrado en no darle espacios a la creación de juego de su rival. Si bien salió, el sector derecho del tándem Buffarini-Villa sufrieron con el buen partido del guaraní anteriormente mencionado y por ese lado pudo haber llegado algún acercamiento más para los de Boedo. Con Soldano como única referencia de ataque, las bandas de los volantes las hicieron Reynoso junto al colombiano, mientras que Alexis Mac Allister jugó como enlace y el centro del campo se lo repartían entre Marcone y Capaldo. En defensa, el ex Lanús se paró delante de los defensores, entre la línea de cuatro volantes. En ataque, las posiciones se respetaban pero con el adelantamiento del ex Cruz Azul, dejando que Soldano se asocie con Mac Allister.

De arranque, y a diferencia de los últimos tres partidos, Boca salió algo más decidido que a especular. al minuto Reynoso pudo haber abierto el marcador con un tiro libre esquinado desde el sector derecho del ataque Xeneize que Navarro sacó al corner. Enseguida, y para situar el partido que estabábamos prontos a ver, el paraguayo Romero estuvo a punto de quebrar el cero del arco de Andrada. A los ´15, un cabezazo del uruguayo Arias besó el palo derecho del ex Lanús que nada podía hacer. A los ´21, tras un centro de pelota detenida de Mac Allister, Soldano cabeceó de gran manera para convertir lo que hubiera sido su segundo gol con la casaca de Boca, pero el gol fue anulado por una supuesta posición adelantada.

Tras dos aproximaciones del local en los pies de Belluschi y otra vez Óscar Romero, la visita pudo abrir el marcador pero el palo se lo negó a Capaldo. La pelota parada lastimaba a los locales gracias a la precisión de los ejecutantes dirigidos por Alfaro hasta que a los ´43 y tras un corner desde el sector derecho, Lisandro López se elevó por encima de todos para cabecear con buena dirección y potencia, depositando el balón en el ángulo superior derecho de Navarro que nada pudo hacer. Con eso se bajó el telón de la primera mitad.

El complemento comenzó con la intensidad que había terminado el inicio, y al minuto Capaldo pudo haber ampliado el resultado. Eso no pasó y recién, luego de mucho roce e interrupciones, Menossi remató de media distancia a los 21. Dos minutos después Villa desbordó y ejecutó un potente tiro que pegó en la parte externa de la red local. Lo mejor, con un Boca muy bien plantado que metió pierna en todas las líneas se vio a falta de diez minutos. Ya con el ingreso de Salvio, el Xeneize tuvo otra frescura y mejor toma de decisiones en los últimos metros. El flojo partido de Villa hizo que no se explotara al mango esa franja entre Pitton y Menossi. Tras dos claras del extremo ex Benfica, San Lorenzo casi llega a la igualdad en el adicional: un cabezado de Ángel Romero paralizó los corazones de los presentes en el Nuevo Gasómetro, pero la pelota no entró. Para mal de males, a la jugada siguiente, y tras un par de buenas gambetas de Salvio, el venezolano Hurtado marcó su primer gol con la casaca Xeneize luego de una buena definición con pie derecho ante un Navarro vencido. San Lorenzo no tuvo la claridad de otros encuentros y sumó su segunda caída al hilo. Boca fue eficiente. Paciente. Coherente. Buscó reducir las virtudes de su rival y en base a eso generarse los espacios. Nuevamente Andrada fue figura y en siete encuentros no han podido vulnerar su valla. La dupla de centrales López-Izquierdoz parece aceitada y redondearon otra gran actuación. El binomio Capaldo-Marcone se entiende cada vez mejor, y arriba Soldano pelea todas. Alfaro parece haber encontrado su columna vertebral. Pese a todo, la figura del encuentro fue el paraguayo Ángel Romero, que ridiculizó en más de una oportunidad a Buffarini en ataque, colaboró en defensa y fue uno de los pocos en el local que se animó a romper el molde. Ahora, deberá cambiar el chip porque visitará a Banfield con la premisa de seguir en la zona alta de la tabla. Boca, por su parte, recibirá a Newell´s el próximo sábado a las 20 en lo que será el último ensayo previo al clásico de ida con River por Copa Libertadores.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload