´´Me encontré con un país donde me abrieron las puertas´´

September 25, 2019

 

Nacido en Quibdó, municipio colombiano capital del departamento del Chocó, un 1° de mayo de 1998, Darwin Palacios es una de las cientos de historias de futbolistas colombianos que llegan a la Argentina porque –tal como cuentan ellos – buscan triunfar en un fútbol tan rico como el de este país.

Comenzó a jugar desde muy chico en el club Chocó Fútbol Club hasta los 18 años donde cuenta que ´´por medio de un video me vieron de Boca Juniors y me llevaron a una prueba en el 2017´´. Alojado en la pensión del Xeneize donde fue directamente, el joven de 21 años llegó a la reserva del club de la Ribera donde –dirigido por el histórico Flaco Schiavi – lo dejaron libre. Con edad de contrato, el colombiano expresó que el principal motivo por el que se quedó sin club, radica en que ocupaba ya un cupo como extranjero al ser mayor.

Se presenta y su tarjeta de referencia la hace señalando que: ´´Como jugador, me inicié del medio hacia arriba en todas las posiciones; pero cuando llegué a Boca lo hice de lateral por izquierda ya que ese era el puesto que buscaban y no iba a perder la oportunidad de probarme en un club tan grande como lo es Boca Juniors. También jugué de central por mis cualidades aéreas –mide 1.83 – , soy un jugador técnico para salir jugando y al ser zurdo no hay tantos centrales con la pierna izquierda. Siempre opto por salir jugando, esa creo que es una virtud´´.

De Boca una vez que lo dejan libre estuvo lesionado unos meses donde se pudo recuperar; después entrenó aproximadamente dos meses con la primera división de All Boys y como no se llegó a un acuerdo desde lo contractual, y por intermedio de un compañero que había estado en CIFA, le aconsejaron llegar al Centro Integral del Futbolista Argentino. Tiempo después de impresionar a propios y extraños, le llegó la posibilidad de probar suerte en Centro Español. En el elenco gallego, posaron los ojos luego de un amistoso entre libres y el elenco que milita en la primera D donde actualmente se entrena y firmó contrato por un año.

De su vida fuera del deporte, Darwin sorprende con un dato de color: ´´además de ser futbolista soy modelo y actor. Me dedico a hacer castings para publicidad, película o novelas. Trabajo con agencias. También trato de estudiar idiomas en los ratos libres como por ejemplo italiano.´´

La distancia suele ser un inconveniente para aquellos que dejan todo detrás del sueño de ser futbolista. Palacios, contó que ´´estar en Argentina ha sido bastante gratificante. Me encontré con un país donde me abrieron las puertas y la gran cantidad de personas a las que me he cruzado me han dejado una enseñanza. Con otras no tanto, pero la vida es así, llena de momentos buenos y momentos malos. Creo que todavía me mantengo acá por eso, porque soy fuerte. Pude conocer una mujer maravillosa que es argentina y me casé.´´ Como no todo es color de rosas en Argentina, consultado si en algún momento sufrió del racismo en nuestro país, el defensor nacido en Quibdó agregó ´´la verdad es que en ciertas ocasiones lo sufrí, aunque fueron muy pocos. Mayormente cuando con Boca íbamos de visitante. Ahí te gritan cosas muy desagradables, aunque entiendo que el hincha te grita cosas para sacarte de partido. En la calle también algo he pasado, pero trato de evitar todo tipo de conflicto porque es moneda corriente no solo acá, sino que también en cualquier parte del mundo.´´

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload