Fin de semana de Campeones

December 16, 2019

Uno el viernes, otro el sábado. Tanto el Millonario como la Academia gritaron campeón en las dos finales: el primero, se quedó con la Copa Argentina tras golear a Central Córdoba de Santiago del Estero con los goles de

Ignacio Scocco, Ignacio Fernández y Julián Alvarez y se consagró por tercera oportunidad en el certamen federal más integrador del país donde ya había sido bicampeón en las ediciones 2015/16 y 2017.

La balanza comenzó a inclinarse con un factor determinante: Scocco. El ex atacante de Newell`s había avisado con un remate que se desvió en un marcador rival pero, al igual que ocurrió en la definición de la temporada 2017, fue quien abrió el marcador del partido. Tras tomar un rebote luego de un propio remate que Rodriguez respondió de gran manera, en la segunda jugada el experimentado delantero convirtió el undécimo tanto en esta competencia, a uno de Ramón Ábila quien lidera con una docena. 

La cenicienta del torneo, con el entrenador Coleoni como estandarte, buscó mayor presencia ofensiva con el ingreso de Joao Rodríguez por Núñez para sumarle compañía a Herrera en la delantera, pero la firmeza de un equipo aceitado como River, sumado a que Armani respondió en situaciones límite, hicieron que fuera imposible de vulnerar. Con el correr de los minutos, los de Nuñez consiguieron el segundo tanto por intermedio de Ignacio Fernández. El volante, armó una doble combinación y definió ante Rodríguez empujando el balón a metros de la línea de gol. El cierre del marcador llegó gracias a la intervención de Milton Casco en el sector izquierdo, nuevamente Fernández, y el ingresado Alvarez, quien estiró la ventaja con su primer gol en la historia de la Copa Argentina. 

El sábado, en Mar del Plata, Racing se quedó con el singular Trofeo de Campeones. Con goles del paraguayo Rojas por duplicado, superó a Tigre y después de 52 años volvió a lograr dos títulos el mismo año, algo por lo que Coudet también se quedó con ese privilegio en lo que fue su último partido antes de irse al Inter de Brasil.

En un encuentro por demás parejo, donde por momentos Tigre era superior, la apertura del marcador inclinó la balanza. Con un pelotazo de Arias donde Montoya amagó sin pelota y dejó desaireado a su marcador, una habilitación de Cristaldo -en offside- dejó terreno libre para que el ex Sevilla asista al guaraní Rojas quien la empujó a la altura del punto del penal. Allí empezaron a aparecer los espacios y la fluidez ante un elenco de Gorosito que adelantó sus líneas. Así, llegó la ampliación del marcador. Con las mismas apariciones que en el primer tanto, Cristaldo, Montoya y Rojas, en ese orden de participación pusieron el 2-0 que fue definitivo. 

Antes del final, el Matador pudo haber descontado; el travesaño y una buena actuación del chileno Arias dejaron el arco de los de Avellaneda en cero y, el título quedó para el campeón de la Superliga. Así, cumpliendo con la premisa que a las finales se las gana jugando bien, regular o mal, Coudet se va campeón. Nuevamente.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload